Seguidores

28.8.15

PEQUEÑOS MILAGROS


Esta mañana mi correo de feis traía una carta que no pude dejar de leer con asombro, ya que la historia que cuenta la recuerdo y me emociona…después te cuento porqué.
A continuación y con el consentimiento del autor copio la carta.
Hola Luis, siempre fui un admirador de tu trabajo, a tal punto que una noche de un 24 de diciembre del 2001 me ocurrió la mejor anécdota de mi vida, a pesar de los quilombos del país, salí a trabajar con mi taxi, yirando por la av. Lacroze subo a un pasajero el cual me indica el destino en la calle Hortiguera. Hablando de la situación del país y de otras cosas, le pregunto por su profesión y me dice que era artista plástico, yo le digo que también me gustaba dibujar y que mi dibujante y artista preferido era Scafati, con emoción él me dice:¿a que no sabés a dónde voy? No sé, le contesto. A la casa de Luis Scafati, y ahí te conocí y esa noche mágica y con gran orgullo de conocerte me regalaste Tinta China autografiado, te juro que  me sentí un pibe de nuevo, esos que leían Humor registrado y que seguía tu trabajo. Con decirte que al llegar a la casa de mi hermana Cristina Ferreras que también es artista plástica no podía creer lo que me había pasado, solo cuando le mostré el libro me creyó. Estimado gran artista Luis, todavía recuerdo esa noche como la mejor de mi vida, un saludo, Eduardo Ferreras.”
Aquella lejana noche buena del 2001, quien venía a comer con nosotros era el querido troesma Roberto Páez, todavía lo puedo ver subiendo las escaleras junto a Eduardo, a quién no conocíamos y contarme la historia que hoy refrescó Eduardo.
Roberto partió aunque  todavía seguimos charlando, nunca más supe de Eduardo hasta esta carta.

Son pequeñas historias que nos van construyendo.

20.8.15

FESTILUS






En un avión atravesé la cordillera de los Andes brillante de nieve.
“Si caemos acá, como les sucedió a los uruguayos allá por los 70, almorzaré a esa muchacha rellenita.” Era mi pensamiento necrológico.
Me cuesta disfrutar un viaje en avión, no puedo entender que un artefacto tan pesado vuele…pero no era este el tema de hoy.
Me invitaron a Festilus, un encuentro de ilustradores organizado por la galería Plop en Santiago de Chile.  Había colegas de distintos países: España, Portugal, México, Colombia, Argentina y Chile obviamente.
Fueron diez días intensos, charlas, conferencias, exposiciones, work shop, firma de libros.
Aunque el encuentro con seres de carne y hueso es siempre estimulante en esta era de relaciones virtuales.
Pude comprobar la excelencia de los vinos chilenos, una vez ingresados al torrente sanguíneo nos proveen de ideas extraordinarias.
También me invitaron a la casa de Pablo Neruda, llamada La Chascona. Un lugar donde aún se siente la presencia del poeta.
Todo este quinto encuentro lo organizó de manera impecable los responsables de Plop un lugar donde la ilustración tiene su refugio.
Acá dejo unas pocas fotos que gentilmente me enviaron algunos amigos.
Solo me queda agradecer tanta cordialidad, allá quedaron los dibujos expuestos en galería Plop, en el barrio de Lastarria, a un paso del cerro Santa Lucía.
Si podés date tuna vuelta.


3.8.15

EL GATO NEGRO



Estos dibujos ilustran el libro"El gato negro y otros cuentos de terror" de Edgar Alan Poe.
Los hice con tinta sobre papel, pluma, aguada, pincel seco, estampados...nada digital (no olvides que soy un cavernícola). Lo editó El Zorro Rojo, está muy bien, tiene la marca del Zorro.

30.7.15

MÉXICO LINDO










Invitado por la Fundación SM como jurado del VI Catálogo Iberoamericano de Ilustración, llegué al DF.
 Fue una visita vertiginosa y fugaz, con una agenda muy cargada. Pese a ello, no pude dejar de sentir esa energía que atraviesa toda la cultura mexicana y que tan bien se expresa en sus artes populares, sus tejidos, cerámicas, alebrijes y en su cocina.
Además de gente extremadamente cordial que me recibió y ayudó.  
Recorrí algunas calles de ese hermoso lugar llamado Coyoacán, cuyo empedrado me recordaba a San Telmo, acá en Baires.
Organizado por las editoriales El Zorro Rojo y Sexto Piso hubo un encuentro con entusiastas seguidores, en el Centro Cultural Elena Garro, esto es en el barrio la Conchita, un bello lugar como su nombre lo indica.
Debo agradecer a Sally Avigdor, Diego Molina y Jorge Alderete, por la sensible e inteligente compañía, una charla sobre dibujo y otras cuestiones que terminó con la firma de libros obviamente.

Hoy me pregunto si queda algún libro sin mi autógrafo, guárdenlo, ese será un ejemplar original.

23.7.15

REVELACIÓN


“El propósito de escribir es revelar. No dar lecciones, ni hacer anuncios, ni vender nada; ni siquiera comunicar, porque para eso se necesitan dos, sino revelar, tarea que no requiere mas que de un hombre solo.
¿Pero revelar qué? Lo que hay en el interior del hombre.”
Adhiero plenamente a esto que escribe el poeta William Carlos Williams, digo el propósito de dibujar es revelar…el propósito de tocar un violín es revelar…
Corrernos de los casilleros mentales, tan confortables y cómodos.
Pienso que mi instrumento es el dibujo. Es la herramienta con la que me indago, mas allá de los significados, de los aciertos o no, del aplauso o la indiferencia.
Los seres humanos somos complejas construcciones, asediadas por el aburrimiento, la pereza, y tantas alimañas que  acechan.
El poeta habla de la necesidad de la revelación como medio de recuperar valores enterrados en nuestras mentes, revelaciones que restauren el sentido de nuestras famélicas existencias.

Hoy te invito a poetizar (que palabra!) este instante. 

20.7.15

MÉXICO


Fui invitado por la Fundación SM de Ediciones México DC a integrar el jurado del VI CATÁLOGO IBEROAMERICANO DE ILUSTRACIÓN. Para lo cual tuvimos que evaluar a 786 participantes.
Ahora debo viajar a México, lo cual es siempre gratificante.
La gente de El Zorro Rojo y Sexto piso, dos editoriales con quienes trabajo, organizaron un encuentro el próximo domingo 26 de julio a las 17:30 hs.  en el Centro Cultural Elena Garro esto es en Coyoacán.
Charlaremos sobre dibujo, ilustración, libros y bueyes perdidos.
Los espero

13.6.15

FONTANARROSA



Conocí al negro Fontanarrosa en Córdoba.
 En aquellos días, comienzos de los setenta, dibujábamos en la revista Hortensia.
Cuando yo viajaba esporádicamente a la docta a llevar mis dibujos, me hospedaba en lo de Crist, fue él quien me presentó a su amigo rosarino.
Fon era un tipo parco, contrastaba notablemente con su amigo que era un showman innato.
 Compartíamos vinos y guitarras en la peña del Cascote (la única peña que se barría pa dentro afirmaba su dueño, porque tenía un agujero en el piso), también largas charlas sobre historieta, literatura, dibujo.
Lo recuerdo siempre en un Citroen, el bólido de acero y lona, le decía Crist. Muchos años después nos encontramos en Rosario, íbamos en el Citroen, le pregunté si era el mismo que había conocido años atrás, si, me dijo, aunque le fui cambiando tantas piezas que ahora debe ser otro.
Siempre admiré su capacidad de laburo, su método riguroso, su disciplina, su mirada incisiva sobre cualquier hecho.
Todavía festejo sus creaciones, el Inodoro Pereyra, el Boogie, o tantos cuentos que escribió.
Pienso que somos algo así como constelaciones, que a pesar de ya no estar en este mundo, quedan las huellas que supimos dejar, asteroides y satélites que muy lentamente se irán extinguiendo.
Cuando nos conocimos  no existían Internet, ni los mails, razón por la cuál pude guardar esta carta que hoy mientras ordenaba una parte  de la biblioteca apareció y abrió la puerta de ese lugar llamado memoria.




8.6.15

CUADERNOS








Son mi laboratorio de pruebas, acá investigo técnicas, me sorprenden hallazgos impensados,me dejo llevar por el juego de las formas.Son secretos, casi nadie los conoce, tengo algunas docenas y de vez en cuando los visito.
Hoy te muestro algo de lo que hay en ellos, aunque es una mínima fracción de lo que guardan.

  

31.5.15

LASTIMA BANDONEÓN


Tenía que ilustrar unos poemas de Juan Gelman, y decidí dibujar un bandoneón. 
A través de un amigo alguien me prestó uno. No fue fácil conseguirlo, había pocos me dijeron, porque no se fabricaban más y cuando una orquesta viajaba a Japón llevaban algunos de más y allá los vendían a muy buen precio.
Era un instrumento que tenía su historia. Quien me lo facilitó era la viuda de un músico tanguero. Me aseguró que este instrumento tenía vida propia, alguna vez, me dijo, al entrar al cuarto donde lo tengo guardado irradiaba una luz, como si saliera de adentro.
Lo dejé en una mesa de mi estudio, cada vez que lo miraba recordaba las palabras de la mujer.
Poco a poco lo fui dibujando, desentrañando la geometría que ocultan sus líneas.
Una tarde intenté sacar algo, como alguna vez hice con un violín o una guitarra. Pero era imposible, casi como si me hablaran en mandarín básico.
Mientras tanto el dibujo comenzó a aparecer, recuerdo que lo terminé una noche muy de madrugada, antes de irme a la cama, lo tomé y nuevamente intenté sacarle unas notas, solo unos sonidos dislocados que me hicieron dejarlo inmediatamente en la mesa.

 Cuando apagué la luz, lo observé no sin algo parecido al rencor, entonces, una luz submarina comenzó a emanar desde su interior. Fue un instante.

15.5.15

VENUS DE VISTALBA


Mientras tallaba esta Venus en Vistalba, lentamente aparecía la imagen que durante años estuvo guardada en esta viga de pinotea. Tal vez, durante años sostuvo el techo de una bodega, ignorando su destino de futura Venus. Probablemente tenga mas de cien años.
Me la regaló mi amiga la escultora Eliana Molinelli, estaba en su jardín pero ella ya no la usaría, y con el entusiasmo que la desbordaba, una mañana me ayudó a cargarla en mi auto.
Eliana no alcanzó a ver lo que pude sacar de esa madera,siguió su viaje y  me quedé sin saber su veredicto.
 c'est la vie.

11.5.15

SEXOHUMOR





Después de la  dictadura de Videla, con los frescos  aires  de la democracia, fuimos
lentamente, descubriendo que la llamada censura se disolvía.
 Habíamos transcurrido controlados por una mojigata mirada que expresaban con eficacia ciertas instituciones de chupacirios relacionadas con la iglesia en connivencia con los uniformados.
La censura previa, la autocensura, las listas negras, eran las etiquetas que circulaban. Mordazas que nos imponían las circunstancias.
Por supuesto el tema sexual encabezaba la fila de lo prohibido.
Todavía veo en mi memoria, a un milico argumentando por tv, con la dureza de un playmovil, el porqué era inadecuado que las maestras usaran pantalones en la escuela. Hoy se me ocurre que solo Capusotto podría decirlo igual.
Es así que llegó la hora del llamado “destape” para escándalo de muchos.
 Algo que supimos importar de España.
 Hubo un aluvión de revistas dedicadas al tema.

 Los editores de Humor, lanzaron Sexhumor. Para ellos dibujé cosas como estas que  te muestro. Hoy, veinticinco  años después, suenan ingenuas.